Es de gran apoyo para una organización como la nuestras la ayuda y participación de cada uno de los voluntarios que sin otro interés que no sea aportar un poco de su tiempo o talentos colaboran día a día en las diferentes actividades que aquí se llevan a cabo. 

Por esta razón damos gracias a Dios por cada uno de ellos y pedimos a Dios que les multiplique en abundancia de bendiciones cada minuto que ellos dedican a servir dentro de “De Corazon a Corazon” tanto en nuestro centro de operaciones como en el campo cuando salimos a contactar a nuestros hermanos en necesidad.

A todos y cada uno de ustedes, mil gracias por su servicio!