por todos

En un mundo donde pareciera que todos solo se preocupan por si mismos y viven sumergidos en el egocentrismo, es preciso dar una repasada a una pequeña sección del Compendio de la Doctrina de la Iglesia Catolica y reflexionar de manera personal sobre nuestra manera de actuar ante las situaciones de injusticia, de falta de caridad, y de mucha indiferencia ante aquellos mas vulnerables de nuestra sociedad.

Hoy deseamos despertar nuestras conciencias un tanto dormidas y saber que podemos unir esfuerzos para ver unos por otros y así hacer de este mundo tan lastimado un cambio positivo a favor de aquellos mas abandonados por la sociedad.

Veamos… Dice así:

b) La responsabilidad de todos por el bien común

166 Las exigencias del bien común derivan de las condiciones sociales de cada época y están estrechamente vinculadas al respeto y a la promoción integral de la persona y de sus derechos fundamentales.349 Tales exigencias atañen, ante todo, al compromiso por la paz, a la correcta organización de los poderes del Estado, a un sólido ordenamiento jurídico, a la salvaguardia del ambiente, a la prestación de los servicios esenciales para las personas, algunos de los cuales son, al mismo tiempo, derechos del hombre: alimentación, habitación, trabajo, educación y acceso a la cultura, transporte, salud, libre circulación de las informaciones y tutela de la libertad religiosa.350 Sin olvidar la contribución que cada Nación tiene el deber de dar para establecer una verdadera cooperación internacional, en vistas del bien común de la humanidad entera, teniendo en mente también las futuras generaciones.351

167 El bien común es un deber de todos los miembros de la sociedad: ninguno está exento de colaborar, según las propias capacidades, en su consecución y desarrollo.352 El bien común exige ser servido plenamente, no según visiones reductivas subordinadas a las ventajas que cada uno puede obtener, sino en base a una lógica que asume en toda su amplitud la correlativa responsabilidad. El bien común corresponde a las inclinaciones más elevadas del hombre,353 pero es un bien arduo de alcanzar, porque exige la capacidad y la búsqueda constante del bien de los demás como si fuese el bien propio.

Todos tienen también derecho a gozar de las condiciones de vida social que resultan de la búsqueda del bien común. Sigue siendo actual la enseñanza de Pío XI: es « necesario que la partición de los bienes creados se revoque y se ajuste a las normas del bien común o de la justicia social, pues cualquier persona sensata ve cuan gravísimo trastorno acarrea consigo esta enorme diferencia actual entre unos pocos cargados de fabulosas riquezas y la incontable multitud de los necesitados ».354

Gran compromiso que todos tenemos si deseamos tomar en serio las palabras de este documento que acabamos de compartir, pero si nos logra despertar aunque sea un poquito el deseo de tomar acción y de ya no estar de brazos cruzados, hemos avanzado aunque sea un pasito. No caigamos en el error de pensar que yo no puedo hacer nada porque eso le corresponde a las Iglesia, instituciones, grandes corporaciones, porque pensamos que lo que podamos hacer nosotros es realmente nada. Pero si unimos esfuerzos y hablamos con otras personas sobre esto y logramos contagiarlos, entonces podemos hacer mucho mas que si no hiciéramos absolutamente nada, aunque pareciera que no fuera mucho. Recordemos que siempre es mejor hacer algo por pequeño que sea, que no hacer nada.