Keisha

Llevando alivio al hermano en la Necesidad Urgente

La necesidad se hace presente cuando menos lo esperas, y muchas veces te agarra desprevenido… Eso es lo que le paso a Keisha y sus dos niños, niño de 3 años y la niña de 7 años y su mama, una señora mayor de edad y enferma de quien ella se hace cargo.

Su historia no es poco común, pues sucede mucho como algunas veces miramos en las noticias. Ella, sus hijos y su mama estaban fuera de su hogar, gracias a Dios, cuando su apartamento donde vivían se incendio en llamas y se quemo absolutamente todo lo que allí había perdiendo lo poco que ella, siendo madre soltera, y con mucho sacrificio había adquirido. Ella da gracias a Dios que ellos están bien y que en ese momento no estaban en el hogar pues hubiera sido peor y mas lamentable una perdida de un ser querido. Lo materia, según ella, puede recuperarse poco a poco.

Estuvo apoyada por diferente organizaciones para quedarse en un hogar temporal en lo que ella podía juntar para rentar otro apartamento para ella y su familia, que siendo madre soltera y con un solo ingreso al hogar es difícil tener dinero extra para la renta y el deposito de un nuevo lugar. Tomo alrededor de 2 meses para que ella por fin pudiera tener lo suficiente y rentar su propio lugar.

A nosotros se nos hizo la invitación de apoyar a Keisha y su familia desde el primer día que sucedió el incendio y le hicimos saber que teníamos algunos muebles que personas habían donado a nuestra organización y que si a ella le servían podríamos hacérselos llegar cuando ella tuviera su apartamento. El día 4 de Septiembre finalmente tuvo en sus manos las llaves de su apartamento y nosotros nos hicimos presentes el día siguiente, es decir el 5 de Septiembre, para llevarle lo antes prometido. Pudimos, gracias a Dios y a las familias que con mucha generosidad donaron estas cosas, llevarle 2 camas individuales con sus colchones para cada uno de sus niños, 1 cama queen size con su colchón para ella o su mama, un sofá cama, un tostador/horno, una cafetera, trastes para la cocina como platos, tazas, cubiertos, tostados de pan, plancha, una aspiradora y algunos misceláneos extras para su cocina.

Damos gracias a Dios, por permitirnos estar presentes para nuestros hermanos que se les presentan necesidades urgentes como estas… y de igual manera damos gracias, como decíamos antes, a todos los que han hecho posible todo esto donando cosas constantemente a La Mision Catolica para que nuestro Programa Solidario “De Corazon a Corazon” pueda cumplir su cometido y su compromiso con nuestra comunidad.