Header image alt text

De Corazon a Corazon

Manos Unidas… Uniendo Fuerzas..

Posted by Dora on August 27, 2017
Posted in Solidaridad  | No Comments yet, please leave one

Unidos podremos mucho mas!

Posted by Dora on August 21, 2017
Posted in Solidaridad  | No Comments yet, please leave one

Saber Dar…

Posted by Dora on August 21, 2017
Posted in Solidaridad  | No Comments yet, please leave one

Muchas veces pensamos que tenemos que tener mucho para poder dar… en realidad no es así cuando de corazón desees ayudar a los demás

Es de gran apoyo para una organización como la nuestras la ayuda y participación de cada uno de los voluntarios que sin otro interés que no sea aportar un poco de su tiempo o talentos colaboran día a día en las diferentes actividades que aquí se llevan a cabo. 

Por esta razón damos gracias a Dios por cada uno de ellos y pedimos a Dios que les multiplique en abundancia de bendiciones cada minuto que ellos dedican a servir dentro de “De Corazon a Corazon” tanto en nuestro centro de operaciones como en el campo cuando salimos a contactar a nuestros hermanos en necesidad.

A todos y cada uno de ustedes, mil gracias por su servicio!

 

posada-flyer

Outreach 04-2016

solidaridad

Hemos escuchado mucho sobre la palabra “Solidaridad” y al buscar dentro de los documentos de la Iglesia miramos que específicamente sobre las comunicaciones y los medios modernos masivos, hay mucho que podemos hacer si sabemos dar buen uso a ellos. Una de las cosas y muy importante es unir esfuerzos y trabajar por un mismo fin buscando mejorar nuestro entorno siendo solidarios con los demás. Unamos esfuerzos y actuemos!!!

561 Los fieles laicos considerarán los medios de comunicación como posibles y potentes instrumentos de solidaridad: « La solidaridad aparece como una consecuencia de una información verdadera y justa, y de la libre circulación de las ideas, que favorecen el conocimiento y el respeto del prójimo ».1176 Esto no sucede si los medios de comunicación social se usan para edificar y sostener sistemas económicos al servicio de la avidez y de la ambición. La decisión de ignorar completamente algunos aspectos del sufrimiento humano ocasionado por graves injusticias supone una elección indefendible.1177 Las estructuras y las políticas de comunicación y distribución de la tecnología son factores que contribuyen a que algunas personas sean « ricas » de información y otras « pobres » de información, en una época en que la prosperidad y hasta la supervivencia dependen de la información. De este modo los medios de comunicación social contribuyen a las injusticias y desequilibrios que causan ese mismo dolor que después reportan como información. Las tecnologías de la comunicación y de la información, junto a la formación en su uso, deben apuntar a eliminar estas injusticias y desequilibrios.

562 Los profesionales de estos medios no son los únicos que tienen deberes éticos. También los usuarios tienen obligaciones. Los operadores que intentan asumir sus responsabilidades merecen un público consciente de las propias. El primer deber de los usuarios de las comunicaciones sociales consiste en el discernimiento y la selección. Los padres, las familias y la Iglesia tienen responsabilidades precisas e irrenunciables. Cuantos se relacionan en formas diversas con el campo de las comunicaciones sociales, deben tener en cuenta la amonestación fuerte y clara de San Pablo: « Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros… No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen » (Ef 4,25.29). Las exigencias éticas esenciales de los medios de comunicación social son, el servicio a la persona mediante la edificación de una comunidad humana basada en la solidaridad, en la justicia y en el amor y la difusión de la verdad sobre la vida humana y su realización final en Dios.1178 A la luz de la fe, la comunicación humana se debe considerar un recorrido de Babel a Pentecostés, es decir, el compromiso, personal y social, de superar el colapso de la comunicación (cf. Gn 11,4-8) abriéndose al don de lenguas (cf. Hch 2,5-11), a la comunicación restablecida con la fuerza del Espíritu, enviado por el Hijo.