Header image alt text

De Corazon a Corazon

Manos Unidas… Uniendo Fuerzas..

Posted by Dora on August 27, 2017
Posted in Solidaridad  | No Comments yet, please leave one

Unidos podremos mucho mas!

Posted by Dora on August 21, 2017
Posted in Solidaridad  | No Comments yet, please leave one

Saber Dar…

Posted by Dora on August 21, 2017
Posted in Solidaridad  | No Comments yet, please leave one

Muchas veces pensamos que tenemos que tener mucho para poder dar… en realidad no es así cuando de corazón desees ayudar a los demás

Es de gran apoyo para una organización como la nuestras la ayuda y participación de cada uno de los voluntarios que sin otro interés que no sea aportar un poco de su tiempo o talentos colaboran día a día en las diferentes actividades que aquí se llevan a cabo. 

Por esta razón damos gracias a Dios por cada uno de ellos y pedimos a Dios que les multiplique en abundancia de bendiciones cada minuto que ellos dedican a servir dentro de “De Corazon a Corazon” tanto en nuestro centro de operaciones como en el campo cuando salimos a contactar a nuestros hermanos en necesidad.

A todos y cada uno de ustedes, mil gracias por su servicio!

 

posada-flyer

Outreach 04-2016

solidaridad

Hemos escuchado mucho sobre la palabra “Solidaridad” y al buscar dentro de los documentos de la Iglesia miramos que específicamente sobre las comunicaciones y los medios modernos masivos, hay mucho que podemos hacer si sabemos dar buen uso a ellos. Una de las cosas y muy importante es unir esfuerzos y trabajar por un mismo fin buscando mejorar nuestro entorno siendo solidarios con los demás. Unamos esfuerzos y actuemos!!!

561 Los fieles laicos considerarán los medios de comunicación como posibles y potentes instrumentos de solidaridad: « La solidaridad aparece como una consecuencia de una información verdadera y justa, y de la libre circulación de las ideas, que favorecen el conocimiento y el respeto del prójimo ».1176 Esto no sucede si los medios de comunicación social se usan para edificar y sostener sistemas económicos al servicio de la avidez y de la ambición. La decisión de ignorar completamente algunos aspectos del sufrimiento humano ocasionado por graves injusticias supone una elección indefendible.1177 Las estructuras y las políticas de comunicación y distribución de la tecnología son factores que contribuyen a que algunas personas sean « ricas » de información y otras « pobres » de información, en una época en que la prosperidad y hasta la supervivencia dependen de la información. De este modo los medios de comunicación social contribuyen a las injusticias y desequilibrios que causan ese mismo dolor que después reportan como información. Las tecnologías de la comunicación y de la información, junto a la formación en su uso, deben apuntar a eliminar estas injusticias y desequilibrios.

562 Los profesionales de estos medios no son los únicos que tienen deberes éticos. También los usuarios tienen obligaciones. Los operadores que intentan asumir sus responsabilidades merecen un público consciente de las propias. El primer deber de los usuarios de las comunicaciones sociales consiste en el discernimiento y la selección. Los padres, las familias y la Iglesia tienen responsabilidades precisas e irrenunciables. Cuantos se relacionan en formas diversas con el campo de las comunicaciones sociales, deben tener en cuenta la amonestación fuerte y clara de San Pablo: « Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros… No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen » (Ef 4,25.29). Las exigencias éticas esenciales de los medios de comunicación social son, el servicio a la persona mediante la edificación de una comunidad humana basada en la solidaridad, en la justicia y en el amor y la difusión de la verdad sobre la vida humana y su realización final en Dios.1178 A la luz de la fe, la comunicación humana se debe considerar un recorrido de Babel a Pentecostés, es decir, el compromiso, personal y social, de superar el colapso de la comunicación (cf. Gn 11,4-8) abriéndose al don de lenguas (cf. Hch 2,5-11), a la comunicación restablecida con la fuerza del Espíritu, enviado por el Hijo.

por todos

En un mundo donde pareciera que todos solo se preocupan por si mismos y viven sumergidos en el egocentrismo, es preciso dar una repasada a una pequeña sección del Compendio de la Doctrina de la Iglesia Catolica y reflexionar de manera personal sobre nuestra manera de actuar ante las situaciones de injusticia, de falta de caridad, y de mucha indiferencia ante aquellos mas vulnerables de nuestra sociedad.

Hoy deseamos despertar nuestras conciencias un tanto dormidas y saber que podemos unir esfuerzos para ver unos por otros y así hacer de este mundo tan lastimado un cambio positivo a favor de aquellos mas abandonados por la sociedad.

Veamos… Dice así:

b) La responsabilidad de todos por el bien común

166 Las exigencias del bien común derivan de las condiciones sociales de cada época y están estrechamente vinculadas al respeto y a la promoción integral de la persona y de sus derechos fundamentales.349 Tales exigencias atañen, ante todo, al compromiso por la paz, a la correcta organización de los poderes del Estado, a un sólido ordenamiento jurídico, a la salvaguardia del ambiente, a la prestación de los servicios esenciales para las personas, algunos de los cuales son, al mismo tiempo, derechos del hombre: alimentación, habitación, trabajo, educación y acceso a la cultura, transporte, salud, libre circulación de las informaciones y tutela de la libertad religiosa.350 Sin olvidar la contribución que cada Nación tiene el deber de dar para establecer una verdadera cooperación internacional, en vistas del bien común de la humanidad entera, teniendo en mente también las futuras generaciones.351

167 El bien común es un deber de todos los miembros de la sociedad: ninguno está exento de colaborar, según las propias capacidades, en su consecución y desarrollo.352 El bien común exige ser servido plenamente, no según visiones reductivas subordinadas a las ventajas que cada uno puede obtener, sino en base a una lógica que asume en toda su amplitud la correlativa responsabilidad. El bien común corresponde a las inclinaciones más elevadas del hombre,353 pero es un bien arduo de alcanzar, porque exige la capacidad y la búsqueda constante del bien de los demás como si fuese el bien propio.

Todos tienen también derecho a gozar de las condiciones de vida social que resultan de la búsqueda del bien común. Sigue siendo actual la enseñanza de Pío XI: es « necesario que la partición de los bienes creados se revoque y se ajuste a las normas del bien común o de la justicia social, pues cualquier persona sensata ve cuan gravísimo trastorno acarrea consigo esta enorme diferencia actual entre unos pocos cargados de fabulosas riquezas y la incontable multitud de los necesitados ».354

Gran compromiso que todos tenemos si deseamos tomar en serio las palabras de este documento que acabamos de compartir, pero si nos logra despertar aunque sea un poquito el deseo de tomar acción y de ya no estar de brazos cruzados, hemos avanzado aunque sea un pasito. No caigamos en el error de pensar que yo no puedo hacer nada porque eso le corresponde a las Iglesia, instituciones, grandes corporaciones, porque pensamos que lo que podamos hacer nosotros es realmente nada. Pero si unimos esfuerzos y hablamos con otras personas sobre esto y logramos contagiarlos, entonces podemos hacer mucho mas que si no hiciéramos absolutamente nada, aunque pareciera que no fuera mucho. Recordemos que siempre es mejor hacer algo por pequeño que sea, que no hacer nada.